/*formulario pop up*/
la malicia al seducir mujeres
photo credit: shode
Los más novatos en esta área de la seducción siempre se han dejado influenciar por la televisión pensando que el chico malo seduce porque trata mal a la mujer, pero si analizamos muy bien una situación en el que la malicia al seducir mujeres sea la protagonista podemos afirmar que se confunden, o por no tener la experiencia necesaria creen que hay que tratar mal a una mujer para poder seducirla.
Lo cierto es que, a todos nos gusta lo prohibido, el riesgo, lo impredecible, lo que es inaccesible; y eso es precisamente lo que ofrece el chico malo, pero, ¿puede ofrecerse lo mismo sin maltratar a la mujer?, claro que sí, de hecho, una cosa es ser un chico malo con las mujeres y otra muy diferente ser un patán con ella.
El ser un chico malo con las mujeres es hacerle vivir experiencias y fantasías que ellas no se atreven a experimentar por miedo a lo que piense la sociedad, es por esto que esa represión les genera a ellas ansiedad por liberarse y para eso existe el seductor…
…para ayudarla a que todas esas fantasías y experiencias que la sociedad les prohíbe, las haga realidad.

Los seductores no somos chicos malos, somos seres intermediarios entre la maldad que llama a su liberación y el placer que suscita su cuerpo. 

Para tener malicia al seducir mujeres sólo es necesario tener una imaginación que provoque sexo y aventura, intriga y misterio, carisma y deseo… todo lo demás vendrá con añadidura.
Esto no es manipulación, se trata de permitirle a las mujeres dejarse guiar por lo que más desean… eso que se les prohíbe.