Seleccionar página
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter
como ser un amante y no dejar que te descubran
photo credit: encels

Cuando conoces a una chica en la discoteca, universidad, trabajo, la novia de algún conocido o hasta tu propia vecina y te das cuenta que tiene pareja lo ideal es ser lo más prudente posible con ella, y evitar situaciones en las que ambos se puedan ver comprometidos a luz pública.
Ser un amante sexual no es cosa fácil, tampoco es de personas tontas que no sepan captar las señales calientes de una mujer… lo primero para descubrir qué tipo de mujer con pareja puedes tener relaciones sexuales y aprender a llegarle sin ser descubierto es conocer los principios de privacidad, cautela y prudencia a la que está regido cualquier aspirante a ser un amante sexual y no dejar que te descubran.
He aquí las reglas que tienes que tener en cuenta:
  1. Debes dominar obligatoriamente el poder de la comunicación indirecta, esto es, saber dar y recibir las señales sexuales que se transmitan en el ambiente tanto en el lenguaje corporal como en el verbal.
  2. Nunca comentarás tus planes estratégicos con ninguna persona, sin importar que sea tu ala, compañero de fórmula o lo que sea, esto debe ser lo más anónimo y discreto posible.
  3. Es indispensable abstenerse de expresar tu conexión sexual con ella cuando esté con su pareja, ya sea guiñarle el ojo, hablarle sensual o darle un cumplido a su físico.
  4. Tienes que pensar con cabeza fría sin dejarte llevar por las emociones secundarias… como por ejemplo: sentir que te hace falta sus besos, caricias, abrazos, etc. Si no haces esto, lo más probable es que le indiques al inconscente de su pareja que algo está sucediendo allí, y él empiece a intuir que están sucediendo cosas raras; porque por algún motivo las emociones te dominarán en un instante y te delatarás con el más mínimo detalle, sea el que sea.
Entendida las reglas, lo que se viene es identificar dos tipos de situaciones en las que puedes ser un amante y no dejar que te descubran:
  • Con la mujer de alguna persona cercana.
  • Con la mujer de alguien conocido, casi desconocido o desconocido.
Cuando es con la mujer de una persona cercana ya sea amigo o familiar, lo ideal es dar a entender a ese amigo/familiar que tu pareja le cae mal, insinuarle cosas negativas de ella y expresarle algunas decepciones. Así confundirás a tu obstáculo y lo dejarás fuera de campo… por otro lado, con la chica serás algo irónico y sarcástico pero todo en un tono jocoso (como en la serie Dr. House); haciendo esto, como tratas con ironía a la pareja de tu amigo/familiar él comprenderá que es verdad todo lo que le dices, pero en la mujer empezarás a generar atracción. Conclusión: tu amigo/familiar pensará que estás bastante desinteresado en su pareja, y ella pensará que le estás insinuando algo.
Lo difícil viene cuando se empiezan a destapar las cartas, es decir, cuando en realidad eres directo y ya las insinuaciones no caben lugar… aquí comienza un juego de roles. Cosas como acercarte a ella demasiado cuando mantienes una simple conversación es un indicador un poco sexual, porque estás entrando en su zona espacial íntima. Cosas como rozarla suavemente por la cadera, manos, cuello, espalda indicará un nivel sexual más avanzado.
Ya cuando notes que todo va bien pues ¡SAS! le lanzas la directa… “quizás llevas una buena relación con tu pareja” (es obligatorio que en este momento le menciones “pareja”  y no el nombre de tu amigo/ familiar para que ella no vaya a sentir la sensación de familiaridad y empiece a generarse el sentimiento de culpa. Al mencionar “pareja” estás dando a entender a su inconsciente que no tienes ningún lazo emocional con su “pareja” en ese preciso momento, sin importar que sea así)… bien, a lo que íbamos… “quizás llevas una buena relación con tu pareja desde hace mucho tiempo, y te hago esta comparación: tú eres como la chica que va a una comida estilo buffet y que a pesar de la cantidad de opciones que tiene para satisfascerse, sólo escoge un plato; come tanto de ese plato que en algún momento se saciará y le aburrirá… ahora, tienes las otras posibles opciones delante tuyo, sólo es cuestión de picar otra comida y probar si te gusta” … esperas su respuesta, y depende de lo que diga así seguirás el juego.
Ahora con la mujer de alguien conocido pues simplemente tienes otras dos opciones: convertirte en su amigo y empezar el juego como arriba, o establecer un algún tipo de contacto con ella pero a escondidas de su pareja… y si su novio/esposo se llegase enterar de su amistad contigo pues simplemente inventa algo, que eres un compañero de trabajo o lo que sea, dilo lo más natural e indiferente posible para que no te delates.
Estas no son las únicas técnicas para ser un amante sexual… existen muchísimas más y faltan todavía las que no se han descubierto aún. Todo esto es para ir llenando tu repertorio seductivo. Siempre ten un as bajo la manga.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter