Cuando ella desaparece sin dejar rastro
Puntúanos con 5 estrellitas 😀
cuando ella desaparece sin dejar rastro

No te ha pasado que en algunas ocasiones consigues el número telefónico de una chica, y a veces hasta llegas a tener una cita, pero sin más, ella desaparece sin dejar rastro.

Se enviaron unos cuantos e-mails, hubo varias llamadas, conversaciones interesantes, sentiste química y conexión entre la chica y tu, y luego de un tiempo ya esas comunicaciones empiezaron a decaer: las llamadas caen en buzón, no responde los correos, no la ves en el mismo lugar de siempre… qué carajos sucedió con ella?.

Una consulta muy común que me hacen, y como siempre, esto tiene sus variadas explicaciones que se dividen en dos partes: lo que está en tus manos, y lo que no está en tus manos. Es decir, lo que no puedes controlar es que, por ejemplo, ella haya tenido alguna calamidad familiar o sufre de inestabilidad emocional exagerada, en pocas palabras, de ella misma no depende su propio comportamiento. Y lo que sí está en tus manos, es lo siguiente:

  • No supiste escalar emocional y sexualmente.
  • No creaste la suficiente atracción.
  • El interés que le generaste al principio no lo supiste mantener.
  • Fuiste muy pasivo y no actuaste rápidamente.
  • No tienes planes concretos y eres superficial.

De todos esos errores la lista se puede simplificar en dos: No supiste crear atracción desde un primer momento y no actuaste rápido.

Uno de los errores comunes a la hora de seducir es que muchas veces los hombres se demoran en besarla, se demoran en empezar a crear conexión, se demoran en demostrarles que les interesa de manera sexual, y lógicamente llega un momento en el que la chica se aburre porque hay algunas que no les gusta tener a hombres como amigos, es decir, que ya ahora la selección se divide en tres, una mujer cuando ve a un hombre y dependiendo de cómo el actúe lo clasificará en:  amigo, amante, ni amigo ni amante.

Cuando quiere ser sólo amigo simplemente te dice: “te quiero, pero como amigo”. Cuando te quiere como amante te dice: “mi apartamento está solo y hay buena música”. Y, cuando no te quiere ni como amigo ni como amante simplemente desaparece y no te da señales de existencia porque no le interesas para nada.

En la seducción existe un reloj de atracción, y un proceso en el que debes ir calibrando, dependiendo de cómo ella vaya reaccionando a tus indirectas lo ideal es que empieces a atacar y te dejes de pendejadas infantiles o nerviosismos incoherentes, o lo haces o simplemente mueres en el intento.