Seleccionar página
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

del cielo al infierno

Aaleluya!!! aaleluya!!! aaleluya!!! Cada vez que escucho esos cantos me recuerdan lo que fuí en el pasado…
¿¿¿Pueden creer que me iba de sacerdote??? Pues si… realmente es una parte confusa de mi vida, muchos jóvenes que ingresan a la vida religiosa no simplemente lo hacen porque sienten una alegría profunda o lo que se conoce como “el llamado”, también porque han sido personas que no han tenido mucho éxito ni reconocimiento por ¡¡¡nada!!! se sienten un poco solitarios, necesitan de alguien que los ayude, de ese poder divino que les sirve de consuelo.
Yo era de los que podía sentir ese “llamado”, se preguntarán ¿y que es eso del “llamado”? es sentir algo, es como esa sensación que te dice “hey, ven que este es tu camino”.
Soy católico de nacimiento, mis padres me otorgaron ésta religión sin saber que era, ¿quién de pequeño tenía conciencia para elegir lo que más le gustaba y lo que era correcto para ese entonces? supongo que nadie, claro no quiero entrar en conflicto… quizás haya habido alguna persona que sí, eso es lo menos importante en estos momentos.
Me bautizaron, hice mi primera comunión, realicé mi confirmación… y bueno sólo me falta tomar uno de los dos caminos que me ofrece la Santa iglesia Católica (para mí es santa, siempre me lo han inculcado) casarme, tener hijos y una familia o meterme de lleno a la vida religiosa (estudiar para ser sacerdote o un monje ermitaño), sólo dos opciones, que cualquiera que escogiese partiría mi vida en dos.
Mientras estaba en esa época de dudas, que si me iba a estudiar para ser sacerdote por mi vida solitaria y sin amigos que me mostraran la otra cara o seguir solitario incapaz de conquistar alguna “hembra”, en ese tiempo nubloso para mí… me mandaron para la universidad con mi timidez y apariencia de chico bueno, en fin, fueron tiempos realmente difíciles… ¿sabes que me hizo cambiar de opinión y ver el mundo de otra manera? bien… seguro estás ansioso que te diga ¡ah! ok ok te diré… fueron dos chicos que eran vecinos míos y que nunca traté con ellos, sólo cuando fuí a la universidad los saludé y empezó una nueva amistad para mí… sí… también estudiaban en mi universidad… bueno empecé a conversar con ellos y había algo que notaba en ellos que me parecía muy extraño, y era su manera de hablar… sí… su manera de expresarse conmigo. En mi mente aparecía una voz suave diciéndome: “por fin encontré alguien diferente a mí”… y no es por halagarlos mucho, pero esos chicos llamaban la atención a donde iban, eran hermanos, quise pertenecer en su grupo.
… mientras pasaba el tiempo ellos me fueron mostrando la otra cara, la cara que para mí antes era deseable e imposible de observar.
Hoy les doy un sincero agradecimiento, claro no les he dicho cuánto les agradezco que me hayan ayudado a ver esa cara que para mí era imposible ver… sólo está en mi mente. Corrí con suerte en encontrarlos a ellos, realmente son personas maravillosas y muy sencillas cabe resaltar.
Con ellos también encontré este mundo seductivo, nunca se me hubiera pasado por la mente que conquistar a una mujer tenía gran ciencia, también es un proceso por ejemplo lo del juego interno.
Hoy soy muy diferente a como era hace un año, ni siquiera puedo compararme, me atrevo a decir que mi vida dió un giro de 180º.
Ahora seguro te estarás preguntando ¿bueno y que sucedió con la idea de meterte en la vida religiosa? Ok ok aún está en mi cabeza rondando y por ahora no está en mis planes futuros.
Y lo único que me faltaría decir es… ¡¡¡gracias!!! ¿a quien? a los que me han ayudado a fortalecerme, y especialmente a CJAP y JMAP (son las iniciales de sus nombres) que fueron los que me mostraron la otra cara.

AHORA TODO ME SALE BIEN; DE AHORA EN ADELANTE AMARE CUALQUIER DESTINO. ¿QUIÉN TIENE GANAS DE SER MI DESTINO?

¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter