dominar la tension sexual

Para escribir un artículo de buen calibre, primero debo inmiscuirme con buen detalle y precisión en mis sentidos, sin embargo, cuando se trata de tensión la idea es que esos sentidos se desestabilicen, y al suceder eso, podemos afirmar que se ha logrado un buen resultado.
Dominar la tensión sexual consiste en descontrolar los sentidos de la otra persona, cuando en realidad los tuyos están en un nivel superior de equilibrio, y para caracterizarlos simplemente se necesitan varios factores en los que, sin importar sus consecuencias, su único fin es convertir a tu objetivo en tu pequeñ@ esclav@ sexual.
No todos conocen esa magia, el convertirse en un centro fuerte de atracción, algunos pueden afirmar que se trata de mostrarle afectivamente lo que se siente, pero en realidad dominar la tensión sexual está en moverse de manera clandestina.
Más que tener movimientos lentos a la hora de proyectarse, es ideal también conservar el poder de la mirada, y lo que no puede faltar… el juego de roles, complementar con “caliente-frío”, aplicar juegos atrevidos y malinterpretando frases, todos eso hará que aumente deliberadamente la tensión sexual.
En el caso de las mujeres su gran fortaleza está en el sexo, y es lo que siempre me ha parecido a mi, pues esa es nuestra gran debilidad, nosotros los hombres por lo general buscamos a las mujeres por sexo, aunque no siempre pero la mayoría funciona así.

Una gran estrategia para que una chica pueda incrementar su tensión sexual es haciéndose la difícil a la hora de acostarse con un chico, o mientras están en la cama castigarlo por unos minutos más y decirle que se espere, te aseguro que la calentura se incrementará.

Hay algunas que me escriben al correo diciendo que algunos hombres las buscan y no las tomen en serio, y yo simplemente les digo: “castígalo con el sexo”, si eso es lo que buscan de ti, lo ideal es que se lo quites, ¿lo curioso?, que muchas de ellas no pueden aguantarse tanto y terminan debilitándose permitiendo que vuelva a tener sexo. Entonces, ¿dónde queda la dignidad?, si no las respetan es porque así lo desean.

Para el caso de los hombres, el crear tensión sexual se basa más en la comunicación no verbal y la insinuación, está más ligada con las malinterpretaciones y el hablar de temas sexuales sin tabúes y con seguridad.

Aunque parezca dudoso, los hombres son más cohibidos a hablar de sexo que las mujeres, y yo sé por qué, la respuesta es simple, cuando un hombre empieza a hablar de sexo y la mujer le dice cosas como: “no me gusta hablar de esos temas” / “me parece que eres un pesado” / “qué pervertido eres y que mente tan enferma tienes”, tienden a cambiar de opinión y retractarse sobre lo que dicen, porque no logran calibrar la situación y se dejan llevar por las trampas de la mujer.

El truco está en que ellas dicen eso a primera vista porque si no hacen esa objeción podrías tomarla como una chica fácil o que no se hace respetar, pero algo para romper con eso podría ser: “te entiendo, no a todos nos gusta hablar de estos temas, sin embargo, los hablo con respeto y teniendo en cuenta que cada persona tiene intimidades, sólo hablo de las mías”, así le quitas un peso de encima sobre la creencia de que la tomarás como una chica fácil, y podrás seguir hablando de sexo.

Pero, debes aprender a hablar de sexo, no es lo mismo decir: “me gusta ver porno porque me encanta ver a las mujeres desnudas, y ver cómo follan”, a decir: “me gusta ver porno, porque me encanta cuando la mujer retuerce su cuerpo de placer y sus gemidos endulzan mis sentidos”; ¿notas la diferencia entre las dos frases?, en la primera tomas a la mujer como una máquina sexual, en cambio, en la segunda la tomas como algo que es de admirar.

Dominar la tensión sexual no es más que descontrolar los sentidos de la otra persona, permitiéndote mantener los tuyos en un nivel superior de equilibrio.

¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter