Seleccionar página
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter

En esta segunda parte responderé algunas preguntas que seguro se plantearán sobre practicar estas técnicas y adiciono al final pequeños tips para conseguir orgasmos mucho más placenteros.
¿Puedo tener orgasmos sin eyacular?
Absolutamente sí.
¿Cómo sucede esto?
El semen antes de ser expulsado por el pene pasa por un conducto que está entre los testículos y el ano, la idea es presionar ese conducto que está rodeado por un músculo llamado “músculo PC”. Al tenerlo presionado mientras tenemos las contracciones del orgasmo evitará que salga por el pene y así será reabsorbido por el cuerpo.
¿A dónde va el semen cuando no eyaculo?
El semen es reabsorbido por el cuerpo, así como en el caso de un hombre que se ha sometido a la vasectomía. Aunque la vasectomía tiene algunas complicaciones el aplicar las técnicas que mencionaré hará que la retención de la eyaculación sea de forma natural y menos riesgosa. Llevo tiempo practicándolas y no he tenido ningún tipo de inconveniente, al contrario, he tenido muchos beneficios así como también los que llevan más tiempo que yo practicándolas también.
¿Puede dañarme el hecho de no eyacular?
Las personas que han experimentado estas técnicas han asegurado que nunca han tenido secuelas negativas, sólo beneficios. Esto favorece la firmeza, mejora nuestra salud y longevidad.
Trucos para experimentar orgasmos más placenteros
Cuando estamos en la fase de la excitación ya casi a punto de llegar al orgasmo lo que debemos hacer es parar, dejar de estimularnos, esperamos unos 10 a 20 segundos y nuevamente lo estimulamos. Así el orgasmo será mucho más placentero que si lo tenemos de un solo tirón, esto ayuda a que se diluya el impulso eyaculatorio. También aplica para las mujeres, es bueno detenerse un poco antes de tener el orgasmo, esperar unos 15 segundos y luego seguir estimulándose, el orgasmo será mucho más fuerte y placentero.
La lubricación es ideal para que la penetración sea mucho más suave y gustosa, lo puedes hacer
con la propia saliva o con lubricantes sexuales que puedes encontrar en el mercado.
Dándote pequeños masajes en los testículos y estimulando el punto del “millón de dólares” conocido también como el punto G del hombre experimentarás sensaciones muy agradables y placenteras.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter