en que y quien creer

Nacemos sin saber algún idioma, sin ningún tipo de conocimiento y a la vez que vamos creciendo nos van inculcando ciertas creencias en nuestro cerebro, sin nosotros autorizarlo empiezan a manipularnos y sin poder defendernos siguen hasta que nos vemos afectados cuando ya llevamos un desarrollo avanzado de edad. Somos como el maldito mundo que nos programó, nos acostumbraron a ser como ellos, es como en la película “Matrix”, vivimos en un mundo obligados a hacer lo que otros nos ordenan, lo peor de todo es que no nos damos cuenta, se piensa que todo es normal, que las cosas deben ser así tal cual son, malditos humanos.

La imperfección del destino se justifica por la barbarie de los incompetentes humanos.
Luis Kasanova
Dañamos nuestra propia raza, no me gusta ver noticieros ni leer periódicos, todo en este mundo es la misma blasfemia. Los que se hacen llamar “expertos” creen que lo que dicen es la verdad absoluta, que se pudran en el infierno! no me interesa saber sus estupideces. ¿Quién tiene la libertad de elegir desde pequeño lo que se quiere aprender, saber?
Los expertos historiadores son los más inexpertos con sus historias, tratan de reconstruir una secuencia que el mismo ser humano ha modificado para su beneficio. Un dato nuevo descubierto y ya todo lo que se supone era lo verdadero queda destruido, nuevamente a recopilar información para reconstruir la historia y engañarnos nuevamente.
Los científicos que tratan de conocer todo sobre el mundo, dando explicación a cada fenómeno que se le atraviese, están destinados a sólo justificar la experiencia vivida a través de los sentidos. Se ha demostrado que los sentidos se pueden persuadir, puedes simular emociones sin vivirlas en carne propia, los sentidos sólo describen una parte de lo que se puede llamar realidad absoluta. Sólo gracias a ellos hemos evolucionado en tecnología.
La ignorancia sobre sus prácticas hace que se conviertan en nuestros nuevos sacerdotes de la religión que ellos mismo están implementando en nuestra realidad, estamos destinados a tratarlos como grandes doctores como si el campesino no fuese un experto en su área, ya quisiera ver yo a un médico cirujano tratando de ordeñar una vaca o cuidando de unas hortalizas, no creo que ni siquiera logre hacer que la vaca se le acerque y mucho menos el proceso que tiene que ver con el cuidado de las plantas. Es interesante lo que hacen este tipo de personas en el campo, sólo que por nuestra ignorancia y por la poca importancia que se le brinda a este acto lo desvaloramos. Cada uno es un sabiondo en su área. Valoramos esas áreas con status social, campesino – clase baja y doctor – clase alta.
Es interesante cómo nos dejamos manipular de los demás, no sabemos en qué ni en quién creer, todos han sido manipulados desde pequeños y las nuevas generaciones están destinadas a nuestras manipulaciones. ¿Cuando se detendrá?
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter