Seleccionar página
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter
la mirada y el poder de la confianza
photo credit: purgatorio
¿Por qué reconocen a un tímido?, porque su lenguaje corporal es exageradamente delatable: no mira a la gente a los ojos, habla en voz baja, cuando está con sus amigos opina muy pero muy poco en los temas de conversación, se mueve como un robot, se encaja en sus estudios porque es lo único que lo acepta tal cuál es, sólo es capaz de mostrar sus verdaderas habilidades cuando está con alguien de confianza, como un amigo bastante cercano; no sabe bailar.
De todo eso, lo único que vale resaltar y que podrá lanzar a un pequeño cambio, pequeño cambio, pequeño cambio… no estoy loco y tampoco el teclado se dañó, quiero que quede claro que sólo es un cambio pequeño, es decir, que si haces lo que te voy a decir no dejarás tu timidez para siempre, será un paso más para salir de ella y para que las demás personas no noten esa timidez tan rápido.
Te estoy hablando exactamente de la mirada, algo tan sencillo y que a la vez muestra tanto de una persona que por eso muchos dicen: “los ojos son el reflejo el alma”. Lo que hace que entres en confianza con la otra persona es mirarla a los ojos, pero no es una mirada rápida ni cuestión de segundos, sino, una mirada que debes hacer mientras te estás dirigiendo hacia esa persona; es decir, si le estás diciendo algo o ella te está hablando en ese momento debes mantener la mirada, no la escuches mirando a otro lado, eso te dará a entender que eres un tímido y que no eres capaz de encarar a la otra persona, además le darás la sensación de que la ignoras, cuestión que no genera confianza.

La mirada y el poder de la confianza

Las mujeres admiran a los hombres confiados y seguros y ésta es una manera de demotrarle que lo eres, cuando hablas con una chica o mientras la abordas es obligatorio que la mires directamente a los ojos, te aseguro que si al principio te sentías nervioso por acercarte a una hermosa chica mientras la mires a los ojos los nervios bajarán, no sé, pero eso es lo que a mí me pasa.
Cuando me acerco a una mujer reconozco que hay veces algunas me intimidan un poco y me ponen nervioso, pero tomo el control y mirándolas fijamente a los ojos me concentro en sus pupilas, es decir, no miro sus pestañas, no miro sus cejas, tampoco su nariz, me concentro simplemente en las pupilas y es ahí cuando siento que estoy adquiriendo nuevamente el dominio. Mientras hablo no las dejo de mirar a los ojos y he notado que eso hace que se acelere el envío de indicadores de interés, es decir, mientras la miro a los ojos muchas veces por no decir que siempre se acarician el cabello, o se les dilata la pupila, o se logran sonrojar.
Eso hago yo para no sentirme tímido y nervioso, mirar a los ojos; así como la risa como decía un famoso psicólogo es un ocultamiento al nerviosismo, mirar a los ojos es el mío y es algo que funciona porque no muestra lo que siento internamente, es decir, no me perciben como nervioso o desconfiado, sino más bien como alguien que puede tomar el control de una interacción, a la vez que aumenta mi confianza.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter