Seleccionar página
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter
modificando los recuerdos
Las experiencias que vivimos a lo largo de la vida van quedando guardadas en la mente inconsciente, y eso es algo a lo que no tenemos acceso fácilmente.
Por eso cambiar una costumbre o un pensamiento es un poco difícil porque tenemos impregnado tanto en nuestro inconsciente esa vivencia que ya forma una parte profunda de nosotros. Después de que tengamos instalada una creencia no es muy fácil corregirla, se necesita de un gran esfuerzo.
La mente inconsciente actúa como un disco duro, no importa si formateamos varias veces nuestra computadora igual van a quedar rastros de información pasada allí.

La solución no es atormentarse por esa creencia que tenemos ni tampoco pensar en eliminarla porque eso es casi imposible, lo que sí podemos hacer es tenerla como nuestra aliada.
Todo pensamiento negativo tiene algo positivo. No nos afecta el hecho de que recordemos o vivamos algo que nos desagrade, lo que nos afecta son las sensaciones que esas vivencias nos generan. Si por ejemplo tienes un recuerdo que te genera sensaciones desagradable lo que podemos hacer es utilizar esa información y darle opciones a tu mente para que escoja la que más le convenga. Me explico mejor con un ejemplo: Si ibas caminando por la calle y de repente te resbalas con una cáscara de guineo quizás te dio algo de vergüenza el ver que las personas se burlaban de ti, esa vergüenza te generó sensaciones desagradables y te acomplejas por eso. Ese recuerdo quedó anclado a esas sensaciones, es decir, que cada vez que pienses en esa imagen de ti resbalándote te sentirás un poco mal.
Si quieres modificar los recuerdos sólo tienes que imaginar ese “recuerdo” pero pensando como si nunca te hubiera pasado, es como si mientras caminabas te diste cuenta a tiempo de que había una cáscara de guineo y fácilmente la pudiste esquivar, entonces como consecuencia no te resbalas y por ende nadie se burla de ti.
Podemos modificar lo recuerdos a nuestros antojos, nunca recordamos las cosas con exactitud y eso hace que podamos modificarlos, también podemos cambiar las sensaciones que nos generan los malos recuerdos.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter