no alardees de tus conquistas
photo credit: kachucho
Es bastante común en hombres que más necesitan aprender a seducir, porque tienen esa sensación de querer mostrarle a los demás que han conquistado a una chica hermosa, la presentan a cuanta gente se les atraviesa y caminan bien derechos y orgullosos, es más, puede hasta llegarte a humillar diciendo que eres un perdedor y que no sabes conquistar mujeres.

No alardees de tus conquistas.

Eso es lo peor que un seductor puede hacer, eso lo nota la chica y te baja puntos ante ella, las mujeres desean prudencia. Ahora te pregunto yo, ¿si quieres ser el amante prohibido en la fantasía de cada mujer, cómo pretendes lograrlo si andas contando todo?
El seductor come callado
Algo que debes aprender a manejar en el mundo de la seducción es la prudencia, ésta es importante para lograr muchos puntos a favor con la mujer. Si eres prudente, te podrá suceder que hasta las mismas mujeres te recomienden con sus amigas, ¿por qué?, porque si eres bueno en la cama y comes callado los demás no se darán cuenta, a las mujeres le gusta la complicidad y lo clandestino.
No hay algo más absurdo que un hombre que diga con cuantas mujeres se ha acostado, a cuantas mujeres les ha quitado la virginidad, a cuantas prostitutas ha dejado con ganas de más… no importa lo que digan.

Los que más hablan son los que menos comen y los que más pasan hambre.

El hablador no es competencia
Si te preocupas de estas personas simplemente ignóralas, a ese tipo de hombres no se les puede llamar competencia, porque no lo son, sólo son pescadores sin anzuelo.
Ahora lo más probable es que me digas: “pero he visto hombres así y que tienen muchas mujeres”; pues si, yo también he visto a muchos, pero, ¿sabes cuál es la diferencia entre ellos y un verdadero seductor?, que ellos seducen con dinero y mentiras y las mujeres que consiguen son vacías, mientras que el verdadero seductor seduce con esencia y consigue mujeres dominantes y que valen la pena.
Así que no seas uno de esos charlatanes, sé prudente con tus mujeres y verás cómo te lo agradecerán.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter