No siempre ser un chico bueno funciona
photo credit: yonpol
Hay muchos errores aún en los lectores cuando tratan de seducir a una mujer, unos me dicen que exageran con regalos, otros que creen todo lo que les dice una mujer, y unos más que se demoran en actuar… todos eso sólo lo cometen los chicos buenos, los que apenan están iniciando en el mundo de la seducción y no tienen mucha experiencia con las mujeres.

No siempre ser un chico bueno funciona.

Tal vez sientas temor de convertirte en un chico malo y hacerle daño a las mujeres, y no es así, el actuar como chico malo es ser confiado, manipulador, sexual… nada de eso le hace daño a las mujeres, eso más bien ellas lo desean, y no indicará que le harás daño sino que tomarás las riendas de tus acciones y llevarás las cosas a donde tu quieras, sin importar lo que se te imponga.
En pocas palabras, ser un chico malo es tener güevos; no quiere decir que robes, ni que ahora le des patadas a la viejita de la esquina, nada de eso tiene que ver el ser un chico malo en la seducción, todo eso va es más ligado al poder de generar atracción y de hacerle sentir a las mujeres emociones fuertes, ¿cómo?, marcando la diferencia, haciendo lo que otros no hacen, variando tus acciones y estrategias de manera que nadie las pueda descubrir.
Estar detrás de la chica no hará efecto alguno si en ti no nace ese sentimiento de malicia, y recuerda que malicia es ser confiado, astuto y genuino con las emociones.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter