preguntando con poder

Hay dos maneras de hacer preguntas, la primera es haciéndola dándo una respuesta en la misma pregunta y la segunda es sólo haciendo la pregunta dando al otro el poder total de la respuesta.
La primera se usa más que todo para persuasión pero no es muy efectiva para la seducción. La segunda no es muy efectiva para persuasion y se debe usar más que todo en la seducción.
A continuación daré un ejemplo de cada una y ampliaré un poco su utilización.
Preguntas que incluyen respuestas.
  • ¿Cómo estás, bién? 
  • ¿Sería interesante que fueras al parque, quieres ir? 
  • ¿Eres enfermera? es una noble profesión, eres una buena persona. 
  • ¿Tienes unas piernas lindas, cierto?
Aquí las preguntas están respondidas y esto sólo se usa para persuadir y es más probable que el otro piense esa respuesta que mencionaste. Si con una chica haces este tipo de preguntas probablemente se va a sentir intimidada porque la estás obligando inconscientemente a que responda de cierta manera. También muestra algo de nerviosismo y necesidad para impulsar la conversación por lo que muestra mucha desventaja para la seducción, esto no es nada atractivo.
Preguntas que no incluyen respuestas.
  • ¿Cómo estás? 
  • ¿Cómo crees que luce tus piernas? 
  • ¿Qué profesión tienes? 
  • ¿Quieres ir al parque? 
Estas sólo son preguntas abiertas donde le dan todo el poder al otro para que responda con toda libertad sin sentir presión. Es mucho más efectivo para la seducción pues la mujer se sentirá más cómoda y con seguridad de responder.
Los dos tipos de preguntas son buenas sólo debes saber el contexto en el que las vas a aplicar.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter