rechazado por primera vez
photo credit: emmanuelfrezzotti
Inauguro la categoría de relatos de seducción contando una historia personal.
Ninguno que practique la seducción está excento de ser rechazado, y yo, escritor de este blog, tampoco iba a ser la excepción…
Todo empezó hace pocos años, aún era novato y el perdedor para las mujeres; siempre catalogado como el mejor amigo, nunca encontraba paz en mi ser al ver que tenía que encarrarme en mi soledad, y conformarme sólo con ilusiones, nada más… por ese entonces.
Jean azul y suéter negro eran mi vestimenta ese día, tenía preparado la excusa perfecta para verla: “no alcancé a copiar lo que el profesor dictó en la clase… podrías prestarme los apuntes?”. Sin pensar tanto, ese día me anticipé y practiqué en el espejo mi frase, una y otra vez, hasta que me sentí en buenas condiciones, la llamé, me respondió, y fui a su casa para verla.
Lancé mi excusa perfecta, funcionó. Con ganas áun de quedarme hablando con ella decido insinuarle que me explique algo más, y en el momento menos indicado… “tú me gustas, quiero que seas mi novia”… sin besarla, nervioso y con una mirada débil, siento que mi mundo se derrumba al oir como respuesta palabras que me hieren: “es que… te veo como un gran amigo, es mejor dejar las cosas así”.
Amigo, amigo, amigo… ojalá y nunca se me hubiese ocurrido crear esa “excusa perfecta”.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter