Seleccionar página
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter
un seductor sin armas
photo credit: carvajal896
A través de mi perfil en Facebook me ha llegado la siguiente consulta:
¡Hola Luis! 
Mira, esta semana me ha pasado algo que, siempre que me sucede, me siento con la mente totalmente nublada; y bueno, te cuento que estabamos bromeando una chica y yo, en ese momento yo llevaba un cuaderno con los apuntes que he tomado de seduccion en caso de que se me olviden algunas tecnicas, y cuando nos íbamos a despedir ella me quito el cuaderno y yo le dije: jaja damelo vale. y ella me dijo: nunca. Y bueno, yo sin saber que decirle le dije: damelo porfavor ¿si?. bueno se que actué como un macho beta en ese momento pero no sabia que más hacer y se terminó llevando mi cuaderno, seguramente ella ya lo leyó, y me gustaría saber cuál es tu opinión al respecto.
Publicado con la autorización del lector, se hizo en condición de anónimo para proteger su privacidad.

Mi punto de vista:
Es sabido que los que están empezando a penas en este mundo de la seducción quizás no tienen muchas cosas claras, y se ven en la necesidad de mantenerse retroalimentados sobre técnicas, estrategias y demás ayudas que tal vez puedan efectuarle un resultado exitoso.
Sin embargo, esto lo único que está logrando es dependencia mental, y no se le permite al mismo cerebro seductor que empiece a crear nuevos métodos seductivos, sino que se está acostumbrado a seducir siguiendo una reglas predeterminadas, cuando en realidad la seducción es romper reglas, romper patrones y crear nuevos paradigmas.
Un seductor sin armas sólo puede verse en novatos que, aunque no tienen mucha experiencia, les digo seductores porque ya están logrando algo en sus vidas, y es el hecho de desear un cambio, y con empezar a desearlo por lo menos es un pequeñísimo gran comienzo.
Es bueno que se tenga una guía, pero llevarla consigo para todos lados indica “obsesión por el cambio” más que intentar el cambio en sí, es decir, hablando desde la perspectiva de la seducción si te quieres convertir en un seductor lo más ideal es que empieces por relajar tu mente y te empieces a divertir, posteriormente esa diversión generará confianza en sí mismo y a la vez frescura, y ya con eso hay más que un gran avance para convertirse en un verdadero seductor.
Dicho todo esto, aún existe algo que se llama “destape estratégico”, o por lo menos yo lo llamo así, y es cuando la chica descubre nuestra estrategia; en ese preciso momento o situación podemos afirmar que se encuentra un seductor sin armas, pues prácticamente lo han descubierto.
Lo más lógico y emocional que se puede venir es ansiedad y debilidad ante dicha posición, pues se teme que esa estrategia sea divulgada a terceros y además sea puesta en vergüenza poniendo en peligro la dignidad, sin embargo, para no exagerar la “tragedia”, podemos resumir y solucionarlo en una sola palabra: “Indiferencia”.
La indiferencia es la mejor contra-respuesta cuando se presenta la situación de un seductor sin armas.
Te da poder, retomas el control y confundes a tu objetivo.
¡Seduce tu vida!
Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter