una conejita en extasis

Un simple disfraz puede cambiar toda nuestra perspectiva; el sentimiento de una nueva experiencia puede revivir nuevas sensaciones… y al final, de manera casi sugestiva, mis escritos, hacen pecar tu imaginación… los deseos reprimidos, y el miedo a lo que aún no se conoce.


¡Seduce tu vida!

Share on Google+0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter